Favoritos

ASIENTOS WUNDERLICH: LA PRUEBA by Inquisidor

       

ASIENTOS WUNDERLICH: LA PRUEBA by Inquisidor

Hola a todos,

Hace unos días he cumplido un añito de la compra de mi nueva BMW R1200GS Adventure LC. Desde que la probé en la BMW riders 2014, la moto me encantó y vi que encajaba perfectamente en mis nuevos retos: Rutas a lo grande, viajes en compañía y viajes en solitario. Por ello, me embarqué en el pastón del siglo...

La GS ADV LC es una grandísima moto, logradísima, enorme, brutal, segurísima, divertida, comodísima, pero todo lo bueno tiene peros, y ésta los tiene, y en largas rutas el asiento original se hace infernal. Si la ruta es corta, en un principio tienes una gran sensación de comodidad, pero pasados los primeros kilómetros, me empezaba una molestia cada vez más grande en la zona del culete, en la espalda y en los hombros.

¡Puff!, como una especie de contractura gigantesca por todo mi cuerpo, aunque la ilusión por montar en moto, por curvear, por sentir el equilibrio, te hace superar los males. Hasta que llegó el día en que me dije: Tío, tenemos que poner una solución decente de una santa vez. Había pensado llevar los asientos a tapizar, pero el resultado estético no me convencía demasiado, e inmediatamente me fijé en los asientos ERGO de WUNDERLICH, y me puse manos a la obra.

Llamada telefónica a MOTÓNITY y por fín me tiro a la piscina y los encargo.

Apuntar que el trato por vía telefónica fué excepcional, y llegamos rápidamente a un acuerdo: Probaré los asientos, si me gustan me los quedo, y si no me gustaran, se los devuelvo. Imposible resistirse.

Pasados unos días recibo un mensaje de la empresa de paquetería...Dioooos, por fín, qué ganas tengo...

Ya tengo mis asientos, los cuales vienen perfectamente empaquetados. Ya con todos los plásticos retirados, aparecen los asientos impolutos; destilan una calidad que acojona y estéticamente son muy guapos. Corriendo me bajo al garaje, y los pongo. Me pongo el traje de la moto y me piro de ruta a probarlos por mis carreterillas favoritas.

La primera sensación es extraña, el asiento es más duro que el de origen, y parece en un primer momento que vaya a ser más incómodo que el de serie. Pasada esa sensación todo cambia, el asiento es consistente, no flexa, es rígido. Hace una pequeña curvatura donde irá el culete, y se me hace sorprendentemente cómodo.

Los kilómetros van pasando y también voy pensando en si merece la pena pillarlos o dejarme de historias y aguantar con los de serie...El gran cambio viene cuando paras. Si antes me dolía todo el cuerpo, ahora y con estos asientos, me bajo de la moto y diooos, no me duele nada, estoy perfecto.

Al día siguiente quiero probarlos en un rutón de los gordos, y probando diferentes posiciones del asiento. Primero pruebo la estándar, con el asiento en posición baja e inclinación baja. Unos kilómetros más tarde, el asiento en alto y la inclinación baja. De momento las dos están bastante bien, pero la posición que me ha convencido del todo ha sido la del asiento en posición baja con inclinación alta: Ayyyy diooos, ahora si que la hemos liado; en esta posición parece como si estuvieras llevando una supermotard, algo increíble.

prueba-inquisidor

Si vas en recto, retrasas un poco el culete y se te queda bien encajado, la posición para mi es comodísima. Cuando llega la zona de curvas, te dejas caer hacia el depósito y te encuentras cómodamente situado en una posición que parece que vayas a morder la curva, otorgándote un dominio completo de la moto.

Otra gran virtud, se muestra en zona de curveo bacheado. El asiento de origen, al ser más blandito, te hacía perder precisión a la hora de trazar. Ahora con los ERGO de WUNDERLICH, ese efecto de estar botando sobre el asiento desaparece. Al ser más rígido, esa vibración constante en zonas bacheadas, hace que no te duelan el culo, ni la espalda ni los riñones.

En fín, que si puedes gastarte el dinero, es una buena inversión en comodidad.

No es la panacea, pero terminar una ruta larga sin que nada te duela no tiene precio...Aviso que este tema es muy particular, y cada persona es un mundo. Lo que vale la pena para mi, a lo mejor para otro compañero no le va todo bien que pudiera esperar. Soy un caso particular, ya que por culpa de un accidente grave, tengo la pierna derecha echa puré, llevo una prótesis de cadera y alguna que otra secuela más.

Con ilusión se vence la adversidad, y con estos asientos asientos mis rutas han dejado de ser un calvario.

Sin más, dar las gracias a MOTÓNITY por esta gran oportunidad, y por supuesto decir que los asientos se quedan conmigo, por lo miles y miles de kilómetros que pienso hacerle a esta grandísima moto.

Un saludo...

EL INQUISIDOR

Publicado el 26/5/2016 en Pruebas y Comparativas

       

RSS 2.0 (Pruebas y Comparativas) RSS 2.0 (El blog de motos | MOTÓNITY)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios