Favoritos

Montar en moto: ¿Una filosofía de vida o un mero vehículo?

       

¿Montar en moto es una filosofía de vida o se ha convertido en un vehículo de transporte y de ocio? ¿Existen muchas leyes que penalizan al motorista?

Montar en moto: ¿Una filosofía de vida o un mero vehículo?

¿Por qué subes en una moto? ¿Por qué se trata de un mero vehículo de transporte o por qué sigues un determinado estilo de vida? ¿Es la moto todavía un símbolo de rebeldía como lo fue durante la mitad del siglo XX con la mítica Harley Davidson? ¿Vives para montar y montas para vivir como rezaba el famoso eslogan de la marca de motos americana? Nosotros vamos a hacer una pequeña reflexión sobre estas preguntas y esperamos contar también con vuestras opiniones. Vamos allá.

La moto, un signo de rebeldía

Harley Davidson es un icono. Ha sido, y continúa siéndolo una de la motos más veneradas por los amantes de las motocicletas porque representa toda una filosofía, toda una manera de entender la vida. Era una manera de rebelarse contra la sociedad. El propietario de una Harley Davidson era considerado como un hombre anti social.

Sin embargo, ese romanticismo y esa rebeldía ya no existen en este siglo XXI. La moto ya no es el eje de la existencia. La moto ha ido, con el paso de los años, convirtiéndose en un elemento de transporte y un vehículo de ocio, pero ya no es un estilo de vida, aunque la sangre motera siga corriendo por las ventas de cientos de miles de conductores de motos, aunque muchos toman su moto, aunque sea sólo en los fines de semana, para experimentar un poco de libertad, una libertad que han ido coartando la promulgación de muchas leyes que podríamos decir que van en contra de la moto, aunque se han dictado para asegurar la convivencia y una cierta paz social.

La moto, un vehículo cada vez más popular

La moto es un vehículo muy popular pero ha dejado de ser antisocial, irrespetuoso y políticamente incorrecto. Ya no proporcionan ese sentimiento de libertad que generaba hacea apenas sesenta años.

En la década de los 50 del siglo pasado, un motorista podía lanzarse a la carretera y tumbar su moto sin que encontrara miles de coches a su paso. También podía acelerar sin el temor de una fuerte multa de tráfico ni la pérdida de puntos en su carné. Si un motorista se lanza a la carretera a cierta velocidad es tachado de criminal.

Tampoco se puede dar rienda a los ruidos del motor, a esos rugidos de antaño porque un exceso de decibelios puede conllevar que las autoridades le precinten su máquina. Lo cierto es que la libertad del motorista ha sido encorsetada por este montón de leyes, si bien es cierto, y es justo reconocerlos que ha sido a cambio de la convivencia social.

Lo cierto es que ahora es innegable que montar para vivir o vivir para montar, como rezaba el eslogan de Harley Davidson se ha convertido en una filosofía que ha perdido el poder de atracción que sobre los motoristas ejercía hace sólo unas décadas.

¿Y tú qué opinas? ¿Es la moto una fuente de libertad para quién se sube en ella o es un simple vehículo de transporte y de ocio? ¿Crees que hay muchas leyes que penalizan a los propietarios de una moto? Nos encantaría conocer tu opinión en los comentarios.

Y, si te ha gustado este post, compártelo. Seguro que a algún amigo tuyo también le interesa.

 

Publicado el 27/10/2015 en Sobre motos y moteros

       

RSS 2.0 (Sobre motos y moteros) RSS 2.0 (El blog de motos | MOTÓNITY)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios